top of page
Buscar
  • Foto del escritormarianaland

7 días de Mil



Hace 13 días hice un compromiso importante conmigo misma. Este es un paso grande para mi, porque en mi vida los compromisos hechos conmigo misma no han sido siempre respetados. De alguna manera, yo me he enseñado a respetar más los compromisos hechos con otras personas que los que hice conmigo misma. Esta es una de las razones por las que compartir mi compromiso aquí es, por decir poco, intimidante.

Este año 2021 ha sido un año extraño para mi. Supongo que para el mundo entero. Normalmente me muevo en ciclos y declaro metas al inicio de año para mi y para mi negocio. Me gusta medir mi performance al final del año, me gusta ese tipo de métricas tradicionales. Cuando inició este año la verdad es que no me animé a poner metas. Me estuve platicando que una vez que el panorama covid fuera mas claro y que el tipo de negocio al que yo me dedico ya no tuviera restricciones gubernamentales, entonces ya podría tener más claridad y ver que era posible. Puede que ahí haya estado el error más grande, en querer tomar en cuenta lo que es o no posible.

No ha sido todo malo, ni me siento como barquito sin rumbo; he estado muy enfocada en mi crecimiento y fortaleza interna, aprendiendo y confirmando entre muchas otras cosas que mi negocio es lo que hago y no lo que soy, aún cuando le pongo todo el corazón. He tachado un par de cosas de mi lista de “Millones de cosas por hacer antes de morir”. Soy mucho más cercana a personas muy importantes para mi, que de un de repente se quedan en el olvido, pero nunca se van y también he avanzado en aceptar algunas pérdidas. Así que no está tan mala mi auto calificación.

Pero…

A falta de metas claras y cantadas este año, en mi análisis personal que hago periódicamente he tenido momentos en que me he sentido perdida.

En el lado personal estoy bien, en mi casa ya nos dio covid a todos y no me falta ninguno, tengo el mejor grupo de amigos del mundo mundial, mi perro está viejito, pero no se raja, el único problema real de salud que me ha acompañado por años ha mejorado en 6 meses más que los últimos 6 años combinados; me rio todos los días, mi sistema de apoyo me sorprende cada que lo necesito, como y duermo delicioso, pero y entonces… a ver, a ver, ¿Cómo que perdida? ¿Que no debería de sentirme agradecida con toda esta maravillosidad, bajar la cabeza y seguir?

Del lado del negocio, también estamos bien. Seguimos operando después de un montón de años y después de la pandemia que a mi si me agarró con los dedos en la puerta. Pero la palabra clave es: seguimos. Hasta abrimos un concepto nuevo y una sucursal después de cerrar en diciembre, al cual también le va bien y está creciendo. Tengo un equipo de trabajo fabuloso que también ha crecido en número y en capacidad y estamos contratando más.

El problema es, que “BIEN” me pone incómoda. Estar tan bien, me ha llevado a preguntarme hoy y específicamente hace 13 días, ¿En qué momento empecé a aceptar estar solo “bien”? “Bien” es lo que contestas cuando te encuentras a tu ex y pregunta que como has estado. Estar solo bien no es quien quiero ser. Estar solo bien honestamente nunca es estar como uno quiere. Por lo menos yo no. ¿Cuándo dejé de compararme con las historias que me inspiran y no sólo con las que no me asustan? ¿En qué momento de la pandemia acepté la supervivencia de mi negocio como su nueva forma de operar? ¿Cuándo me permití estar bien con solo una parte de la lista de las cosas que quiero?

La respuesta correcta es que no sé. La respuesta del estómago me dice que fue cuando no me creí capaz de declarar metas nuevas para el 2021 porque acepté que como la pandemia estaba fuera de mi control, entonces puedo permitirme que mi vida no esté en mi control tampoco. Y si está, siempre está. A lo mejor suena radical, pero dicen por ahí que, si tu no gobiernas al día, el día te gobierna a ti.


Al escribir esto, me doy cuenta de lo vulnerable que me siento al compartir mis metas. Hasta escribir las palabras me cuesta trabajo. Me obligo a recordar que tengo que acercarme a la incomodidad. Me da mucho miedo que todo lo que quiero esté escrito aquí, abierto para el mundo entero y que sepan que estoy nomás bien. Porque “estar bien” significa que no estoy tan bien. Sé que para el 2021 esto ya es cliché, pero me da pánico que todo el mundo sepa acerca de las cosas que SI quiero, porque es la forma irremediable de aceptar que no estoy conforme con lo que soy en ciertas áreas de mi vida. Es rendirme a la idea de que para llegar a ellas tengo que convertirme en alguien que todavía no soy. Es aceptar que no se si podré.


Hace 13 días empecé a contar los días hasta llegar a mil, porque por fin declaré una meta nueva. Dije que en 3 años planeo multiplicar mi negocio x 10. En una reflexión del grupo en el que lo hice, a manera de cierre, el líder dijo que 3 años pasan volando, que 3 años son 1000 días. Y nos dejó con la pregunta: qué le pasaría a nuestra vida si hiciéramos por mil días lo que dijimos que íbamos a hacer. Quien serías en mil días, si fueras la persona que dices que quieres ser.

Mi respuesta es que no necesitas esperar 1000 días. Que lo puedes hacer hoy y ser esa persona hoy. Y creo eso desde el fondo de mi corazón y con toda certeza. Pero esta vez si voy a contar. Voy a contar los días porque hice este compromiso conmigo y porque quiero que este compromiso sea el más importante de todos los que tengo. Y espero al final de estos mil días no nada más querer que mis compromisos conmigo sean los más importantes, si no que realmente lo sean.


Este es mi experimento, uno que espero compartir con ustedes pero que al final, es sólo para mi. Al hacer un examen de conciencia y preguntarme si realmente esto es lo que quiero y aún más allá, preguntarme si está bien quererlo, (terapia muchachos, terapia…) llegué a la conclusión de que si, si estoy bien como dije arriba y vivo una vida privilegiada y agradecida.

Pero que eso no es motivo para dejar de querer más. Porque sólo haciendo más podemos dar más. Porque sólo siendo más, podemos dar más.

En el mismo examen de conciencia decidí agregar mis metas personales al mismo conteo de la meta profesional porque, al estar buscando el balance de vida-trabajo, descubrí que no son dos fuerzas opuestas que reconciliar, si no dos partes de mi que pueden coexistir pacíficamente como buenos vecinos. Mis metas personales me dan mas miedo que las profesionales, también por eso están en la lista. Regresar a mi peso de hace 5 años y volverme a enamorar suenan al mismo tiempo básicas e imposibles en mi mente. Me pregunté muchas veces si realmente quería compartirlas aquí porque empiezo a imaginar que son cosas tan “normales” que no tendrían porque tener un lugar en la lista de las metas de mediano/largo plazo. Simplemente deberían de pasar. Pero siendo honesta, no han pasado y por eso están en la lista. Por eso se merecen mi atención y mi enfoque consistente.


El experimento tiene 3 objetivos centrales, de los que estoy segura crecerán otros más pequeños. Estaré contestando un cuestionario cada 7 días acerca del progreso y la estrategia y tengo la promesa de todos los días preguntarme como me siento al respecto. De ser honesta conmigo. De no negociar mis propias metas.


Compartir mi viaje con quien sea que quiera leerlo es un proceso catártico. Hoy van 13 días de 1000 y el paso que tomo hoy, es enorme en mi mundo. Este artículo se llama 7 días de mil porque fue cuando empecé a escribirlo. Me ha tomado otros 7 juntar el valor para publicarlo y contarte lo que estaré haciendo en los próximos años.

Para llegar a mil, hay que empezar por el uno.

Mil días para volver a confiar en mi misma.


Mil días para multiplicar mi negocio x 10.

Mil días para regresar a mi peso de hace 5 años.

Mil días para volverme a enamorar.


147 visualizaciones1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo

2020-2021

1 Kommentar


Nelly Cruz Palacios
Nelly Cruz Palacios
13. Sept. 2021

¡Muchas felicidades!hermosa

Por tus metas

Por tus logros que ya están y eso es darle tiempo al tiempo para verlos materializados en tu vida todos los anhelos de tu corazón.

Eres grandiosa,valiosa,valiente y de espíritu gigante.

Éxito asegurado 🎯 y nuevamente

¡Muchas felicidades!🥳

Y gracias por tu compartir.

Te amamos preciosura.💫

Gefällt mir
bottom of page